APRENDES DEL FRACASO?

Dicen que de los errores se aprende, así que hoy te proponemos una serie de consejos a seguir para sacar el máximo partido a tus fallos. La próxima vez que las cosas no vayan por el buen camino, asegúrate de sacar el máximo provecho a tus inversiones siguiendo estos cuatro pasos.

Este artículo fue originalmente publicado en Inc.

1. Haz referencia a ello por su nombre.

Algunos fracasos son del todo obvios (como cuando Diana Nyad, de 63 años, intentó nadar de Miama a Cuba por cuarta vez consecutiva en 30 años o cuando te despiden de tu trabajo, son cosas que sabes que ocurrirán…), pero otros son más difíciles de detectar, especialmente en una cultura donde los cambios y el “spinning around” son la norma.

Si ese súper producto que lanzaste, sigue sin venderse, ¿lo declararías oficialmente un fracaso? ¿Planeas una campaña promocional nueva, pensando que una vez los consumidores lleguen a conocer tu producto, se enamorarán de él? ¿O simplemente lo bajas de categoría en tu página principal y ahí lo dejas?

Sea lo que sea que decidas hacer, te ayudará más, a ti y a tus empleados, reconocer abiertamente que el lanzamiento inicial no ha funcionado. Lo más probable es que ya lo sepan pero dando permiso para que todo el mundo hable sobre ese pequeño fracaso, será el primer paso para poder empezar a aprender de los errores.

2. Dale un poco de carga emocional

¿Sabéis esas escenas de ciertas películas en las que aparece una chica, que acaba de cortar con su novio, dándose un baño o comiendo helado? Todos tendríamos que hacer lo mismo en los momentos más bajos. Mímate, rodéate de familiares y amigos, coge tus cosas y ves al bar más cercano y empieza un poco de autocompasión. No puedes empezar a sacar beneficio de tus errores hasta que no hayas superado esta fase.

3. Pregúntate qué salió mal

Este es un punto delicado- especialmente para los que trabajan contigo- ya que puede parecer que estás buscando culpables. Esa no es la idea, y tienes que dejarlo bien claro. Simplemente quieres saber qué parte de tu esfuerzo no dio frutos, para poder hacerlo mejor la próxima vez o elegir una dirección diferente.

4. Utiliza todo  lo que has aprendido.

La verdadera recompensa del fracaso viene cuando aprovechas las lecciones aprendidas y las utilizas para tus proyectos posteriores.

 

todos tienen historias relacionadas con el fracaso, de las que te llevan a tirar la toalla. Pero ellos no lo hicieron, y ahora todo el mundo los recuerda por las grandes cosas que hicieron después.

  • Winston Churchill suspendió su “sixth grade”. No tuvo especialmente éxito en los cargos públicos que ocupó, más bien al contrario. Pero entonces, la edad de 62 años, se convirtió en Primer Ministro Británico.
  • El profesor de Thomas Edison le dijo que “era demasiado estúpido para aprender alguna cosa”. Edison se hizo famoso, entre otras cosas, por inventar la bombilla (¡aunque antes de encontrar la que realmente funcionaba tuviese que hacer 1000 bombillas diferentes!)
  • Harland David Sanders, el famoso “coronel” de KFC, no conseguía vender su pollo. Más de 1000 restaurantes lo rechazaron. Pero entonces uno no lo hizo, y es por eso que actualmente encontramos al coronel Sander como imagen de los KFC esparcidos por todo el mundo.
  • R.H. Macy hizo historia con sus empresas fallidas, incluyendo un Macy’s que fue un fiasco en NYC. Pero el insistió y trabajó duro, y acabó consiguiendo el centro comercial más grande del mundo.
  • A Steven Spielberg lo rechazaron 3 veces de la universidad de sus sueños, la University of Southern California. Buscó otro sitio para estudiar y lo acabó dejando para poder ser director.
  • La forma de actuar de Charlie Chaplin fue rechazada por varios ejecutivos porque pensaban que era demasiado retorcido para que la gente lo entendiera. Pero entonces alguien le dió una oportunidad y acabó convirtiéndose en la primera auténtica estrella de cine estadounidense.
  • El primer contrato que Marilyn Monroe tuvo con Columbia Pictures terminó porque le dijeron que no era ni suficientemente bonita ni tenía el talento adecuado para ser actriz. Ella insistió, y hoy en día aún es considerada una de las actrices más emblemática y una sex symbol de todos los tiempos.
  • Toyota no contrató a Soichiro Honda en uno de sus puestos de ingeniero, dejándolo en el paro. Entonces, empezó a hacer motos, empezó su negocio y se convirtió en multimillonario.
  • Vera Wang no consiguió diseñar el traje del equipo olímpico estadounidense de patinaje. Entonces empezó como editora en Vogue pero no la ascendieron a editora en jefe. A los 40 empezó a diseñar vestidos de novia y hoy en día es una de las diseñadoras más importantes del sector, con un negocio multimillonario.
  • Walt Disney fue despedido por el director de un periódico porque “le faltaba imaginación y no tenía buenas ideas”. Varios de sus negocios fracasaron antes del estreno de su primera película, “Blancanieves”. La infancia de muchos niños no sería la misma sin sus ideas.
  • Albert Einstein no habló hasta los 4 años y no empezó a leer hasta los 7. Sus profesores lo tachaban de “lento” y “discapacitado psíquico”. Lo que pasaba era que Einstein tenía una forma totalmente distinta de pensar. Ganó el premio Nobel de física.
  • Charles Darwin era considerado un estudiante normal, del montón. Dejó la carrera de medicina e iba a convertirse en cura. Pero cuando empezó a estudiar la naturaleza, encontró su vocación.
  • A Sir Isaac Newton le asignaron dirigir la granja familiar, pero fue un verdadero desastre. Lo mandaron a la Universidad de Cambridge y se convirtió en un erudito de la física.
  • Dick Cheney salió dos veces de Yale sin graduarse. George W.Bush bromeó: “Ahora sabemos que si te graduas en Yale, llegas a ser presidente, y si no te graduas te toca ser vicepresidente”.
  • La primera vez que Jerry Seinfeld subió a un escenario fue abucheado por la multitud. Finalmente, se convirtió en uno de los cómicos más famosos, con una de las comedias más queridas.
  • En la primera prueba de Fred Astaire, los jueces escribieron: “No sabe actuar. No sabe bailar. Un poco calvo. Puede bailar un poco”. Astaire se convirtió en uno de los bailarines más famosos de todos los tiempos y se ganó el corazón de todas las mujeres estadounidenses.
  • El director de cásting de la primera prueba que hizo Sidney Poitiers, le dijo que dejara de hacer perder el tiempo a todo el mundo y se dedicase a “lavar platos o algo así”. Acabó ganando un Academy Award y es admirado por actores de todos los lados.
  • Oprah Winfrey fue despedida de su trabajo como reportera de televisión porque le dijeron que no reunía las condiciones para estar en pantalla. Pero Windrey se recuperó, para convertirse en la reina de la tele con sus programas. Además, es multimillonaria.
  • Lucille Ball pasó muchos años en la B-list y su manager le dijo que se planteara una carrera distinta. Entonces le llegó su gran debut en I love Lucy.
  • Después de su primera película, Harrison Ford decepcionó al productor y le dijeron que seguramente no triunfaría. Actualmente es el tercer actor más taquillero de todos los tiempos.
  • Vincent Van Gogh sólo vendió uno de sus cuadros, y a un amigo. Muchas veces, se moría de hambre para poder crear sus cuadros (acabarían siendo unos 800). Hoy en día, su trabajo no tiene precio.
  • El primer libro del Dr. Seuss fue rechazado por 27 editores distintos. Ahora es uno de los autores de libros para niños más popular.
  • Mientras diseñaba su aspiradora, Sir James Dyson hizo 5126 prototipos fallidos y gastó sus ahorros de más de 15 años. Pero el prototipo 5127 funcionó y ahora la marca Dyson tiene una de  las aspiradoras más vendida en los Estados Unidos.
  • J.K. Rowling estaba en el paro, divorciada y criando su hija gracias a la seguridad social mientras escribía el primer libro de Harry Potter. Ahora es internacionalmente conocida por los 7 libros que forman la saga de Harry Potter y es la primera persona multimillonaria gracias a la escritura.
  • Stephen King estaba tant frustrado con su primera novela, Carrie, que la tiró a la basura. Su esposa encontró el manuscrito y lo rescató. Hasta la fecha, sus 49 novelas han vendido más de 350 millones de copias.

Los tenéis que tomar como referencias, como fuentes de estímulo para esos momentos en los que parece que nunca llegareis a la cima.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: